Buscar
  • Ivette + Gabi

Voy a Decir que SI



¿Por qué le decimos que no a muchas cosas?


¿Por qué tenemos miedo de intentar cosas nuevas?


¿Por qué preferimos la comodidad a tener que hacerlo?


Muchos de nosotros no tomamos decisiones por muchas razones, pero nos

imaginamos de como sería nuestras vidas si tan solo lo hubiésemos intentado. Y nos sentimos a muchos grados de separación de aquellas personas que parecen no tenerle miedo a nada, que no le importan lo que otros piensen y que están listos para la aventura.




Decimos que no a determinadas decisiones, como no intentar algo nuevo, no aventurarnos, no esforzarnos, dejarlo como está si así está bien y puede estar peor.


Decimos que no a aprender, a conocer a otras personas y lugares, decimos que no a

nuestras propias emociones y pensamientos. Nos sentimos siempre inadecuados, conscientes de nuestras debilidades y de aquello que nos hace fallar y por eso decimos

que no.


Nos fijamos en otros que al parecer lo hacen mejor y nos comparamos y luego decimos

que no lo vamos a intentar si hay otros que lo hacen y hasta mejor que nosotros.


Según el libro “Mindset” o Mentalidad de la autora Carol Dweck nos dice que existen

dos tipos de mentalidades. La fija y la de crecimiento.

Normalmente las personas que dicen que no a todo son personas de mentalidad fija.

Le tienen miedo al riesgo, prefieren estar en su zona de confort y no creen en el

esfuerzo. Ellos no tienen por qué cambiar, pero el resto del mundo sí.


Mientras que las personas con mentalidad de crecimiento reconocen el valor del

desafío, expanden su zona de confort, y le dan la importancia al esfuerzo porque su

enfoque está en desarrollarse y automejorarse.


Y sí, me puedes decir cualquier excusa:

🌟que hay más talentosos,

🌟qué para qué?,

🌟que ya estoy viejo,

🌟que soy tímido y no me gusta socializar,

🌟que de qué voy a hablar,

🌟y si me miran mal

🌟que a perro viejo no se le enseñan nuevos trucos

🌟que no creo que lo haga bien

🌟que no soy tan inteligente

🌟que me falta esto o lo otro.

🌟Árbol que nace torcido ya nadie lo endereza.


Existen estudios que indican que la gente es terrible para medir sus propias

capacidades y las personas con mentalidad fija son más crueles consigo mismos al

medírselas.


Todas las personas con mentalidad de crecimiento creen que son capaces de

desarrollarse y están dispuestos a recibir cualquier tipo de información precisa que les

ayuden a desarrollar sus habilidades y aprender de forma efectiva. Son capaces de

cambiar y crear cambios. No le temen al fracaso y lo toman como un reto, como un

aprendizaje.


¿Así que de que mentalidad eres? Puede que en algunas cosas tu mentalidad sea fija,

pero en otras no. Recuerda que en esta vida no todo es blanco y negro. Pero hay

tendencias, entonces eres más hacia la fija o hacia la de crecimiento.


Pero si dices que estás feliz como estás, que no necesitas cambiar nada, pues este

episodio no es para ti. Salvo que te atrevas a salir de justamente de esa mentalidad fija

que tienes con ese pensamiento.


Ahora sí comencemos con ciertos indicadores que te piden a gritos que debes de salir

de la zona de confort y atreverte a más:

🌟Tú vida es monótona y no le encuentras sentido

🌟Aparentemente eres feliz, pero aún así sientes un vacío

🌟Estás aburrido de lo mismo

🌟Te sientes deprimido

🌟No te gusta exponerte porque dudas de tus talentos y capacidades

🌟Tienes siempre miedo, o te sientes inadecuado

🌟No confiamos en nosotros mismos, no crees en ti mismo.


Odias todo lo que está en tu entorno: tu trabajo, tu casa, tu auto, tus amigos, etc.

Todas estas situaciones normalmente pasan cuando estás en la zona de confort. Y

esta es la zona metafórica en la que estás cuando te mueves en un entorno que

dominas y en ella las cosas te resultan conocidas y cómodas sean estas agradables o

no. Tus hábitos, tus costumbres, tus conocimientos, tus comportamientos y tus

actitudes son parte de tu zona de confort.


Más allá de la zona de confort existe la zona de aprendizaje, y a muchas personas les

da temor tan solo imaginarla, pero hay a quienes les apasiona esta zona y la visitan

muchas veces. Eso es cuando aprendemos algo nuevo, viajamos, conocemos nuevas

culturas, idiomas y personas, comparamos, exploramos.


Y fuera de la zona de aprendizaje se encuentra la zona de pánico o la zona mágica

depende de la óptica que tengas. Esta es la zona en donde tu familia y amigos te dicen

que no te atrevas que te vas a caer bien duro y no habrá quien te salve. Pero para

otros es la zona donde la magia ocurre. En donde pongo en acción todo lo aprendido,

en donde me expongo y si me caigo pues me levanto. Si toco fondo, será para

impulsarme. Pero y si no me caigo, pues he avanzado un paso más.


Cuando uno avanza en las zonas, no significa que has salido de tu zona de confort, lo

que sucede es que ésta se expande. No cambias, sino que desarrollas. La gente tiene

miedo al cambio porque creen que van a perder lo que tenían o lo que son.


Y ahora hablemos de los miedos. Tenemos los miedos y ¿qué es el miedo?

Según Wikipedia:


El miedo o temor es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. El miedo es una emoción que te quita autoridad decisoria. Dejas de decidir en base a tus miedos.

¿Se acuerdan del episodio 12 sobre el positivismo tóxico? Ahí explicamos que las

emociones no son buenas o malas. Simplemente están ahí y hay que reconocerlas y

entenderlas. Entender porqué y trabajar en base a ellas.


Tenemos varios miedos que nos producen tensión emocional y la única arma que

tenemos se llama motivación.

🌟Miedo al qué dirán

🌟Miedo a hacer el ridículo o la vergüenza

🌟Miedo a fallar

🌟Miedos reales y fobias


Las primeras 3 son cosas aprendidas, que pueden trabajarse con motivación y creer en

ti. La última seguramente requerirá de ayuda psicológica.

¿Ahora, qué ganas cuando dices que sí y sales de tu zona de confort?

Según el blog Psicología y Mente en su artículo “¿Cómo Salir de tu Zona de Confort? 7

Claves para Lograrlo” nos da 6 motivos para empezar y estos son:


  1. 1. Te hará más fuerte como persona: es normal sentir miedo, ansiedad e inseguridad cuando emprendemos algo nuevo. Permítete sentirlo y reconocerlo, pero de igual manera plántales cara a esos miedos. Puede que te caigas, que falles, pero lo que no te mata te hace más fuerte.

  2. Te hará más creativo: Salir de la zona de confort estimula la creatividad al conocer nuevas posibilidades y romper con lo que es rutinario. Según un estudio las personas que asumen riesgos, que se desafían a sí mismos y prueban cosas nuevas son más creativas.

  3. Te permitirá ganar autoconfianza: Pues claro, cuando sales de la zona de confort y das los pasos para lograr tus objetivos, te sientes bien, auto eficaz, te das cuenta de que puedes salir airoso de lo que te has propuesto.

  4. Te ayudará a seguir con tu desarrollo personal: Salir de la zona de confort significa aprender nuevas cosas y experiencias. Eso te permite crecer personalmente y desarrollarte.

  5. Conocerás gente nueva y vivirás experiencias gratificantes: vivir nuevas experiencias, conocer gente te puede llevar a nuevas amistades y recuerdos felices.

  6. Los nuevos retos pueden hacer envejecerte mejor: aprender nuevas habilidades mientras se mantiene una red social fuerte nos ayuda a conservar una buena agudeza mental a medida que envejecemos.

¿Ahora intentamos decir que sí?


Una sola cosa antes de empezar y es que seas compasivo contigo mismo. Sí sé menos

duro contigo mismo. Deja de pensar que no eres bueno, trata de liberarte y no te

sientas inadecuado. Sabemos que no somos los mejores, pero al menos lo intentamos

y con esfuerzo mejoraremos. Sé amable contigo mismo.


Según el libro Agilidad Mental de la autora Susan Davis Cuando somos

autocompasivos tenemos la libertad de redefinirnos y también la libertad de fallar y eso

nos permite superar los miedos, tomar riesgos y ser verdaderamente creativos.


PRACTICA

Ahora sí vamos a los consejos y prácticas para salir de la zona de confort:

Los consejos:


1. Desafíate y rinde al máximo


2. Piensa en tu estilo de hacer las cosas... y actúa en el sentido opuesto


3. Busca cambios materiales en las cosas que te rodean


4. Anticipa todas las excusas que te vas a poner


5. Exponte más a conocer gente nueva


6. Haz que tus amigos y familia cooperen


7. Dale una oportunidad a tu faceta espiritual


Notas de este podcast

Libros que hemos leido para este podcast



2020 Practica lo que Predicas

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon